GLOSARIO BÁSICO

Código geográfico: número que representa el tipo de entidad geográfica (río, monte, caserío…) correspondiente al topónimo o nombre de lugar.

Componente específico: elemento del topónimo que lo identifica de manera particular. En general puede decirse que es el nombre propio del topónimo. El componente específico puede contener uno o más elementos. Por ejemplo:
• Galburusoro baserria: componente específico: Galburusoro
• Urtiaga erreka: componente específico: Urtiaga

Componente genérico: elemento del topónimo que identifica el tipo de entidad geográfica de un topónimo. Por ejemplo:
• Galburusoro baserria: componente genérico: baserria [caserío]
• Urtiaga erreka: componente genérico: erreka [arroyo]

Corpus lingüístico: conjunto de textos orales y/o escritos recogidos para realizar investigaciones lingüísticas, y que sirve como muestra de un determinado idioma. Los topónimos constituyen una parte importante del corpus.

Entidad geográfica: los nombres de lugares (topónimos) suelen incluir un componente específico (Zadorra, por ejemplo) y un componente genérico (río); la entidad geográfica puede ser cualquier elemento del paisaje, tanto natural (monte, arroyo…) como artificial (plaza, avenida…) que tenga o pueda tener nombre. Usualmente la entidad geográfica coincide con el elemento genérico del topónimo. Cuando el elemento genérico y la entidad geográfica no coinciden, suele ser a causa de diferencias entre el lenguaje popular y la terminología científica. Ejemplo:

• Gastaka Errotea, topónimo oral: errota [molino], genérico; baserria [caserío], entidad geográfica; se trata, por lo tanto, de un caserío, y no un molino.

Fuentes cartográficas: cualquier documento gráfico (mapas, planos, croquis…) que recoja topónimos.

Fuentes documentales: fuentes que proporcionan información fundamental para conocer la evolución de los topónimos y los nombres originales; las fuentes documentales más consultadas suelen ser los archivos municipales, los archivos forales, iglesias, registros de propiedad, documentos no impresos, catastros antiguos…

Normalización geográfica: proceso de incorporación de la toponimia a la cartografía, en el cual se establecen criterios gráficos y geográficos homogéneos, asignando coordenadas a los topónimos y determinando asimismo su forma de rotulación (con o sin genérico, forma completa o abreviada…).

Normalización lingüística: consiste en la aplicación a los topónimos de ciertas reglas o criterios lingüísticos predeterminados; estas reglas y criterios (pdf, (aprobadas en nuestro caso por la Comisión de Onomástica de Euskaltzaindia/Real Academia de la Lengua Vasca) se aplican después de analizar el material obtenido del trabajo de campo y tras la comparación y análisis de numerosos documentos, siempre tomando como base las reglas básicas de la evolución de la lengua. De esta manera se resuelven los problemas planteados por los topónimos desde un punto de vista lingüístico, y se obtienen los topónimos normalizados.

Toponimia: disciplina que estudia el origen y significación de los nombres propios de lugar (divisiones administrativas, entidades de población, elementos geográficos).

Topónimo: cualquier término empleado comúnmente como nombre de un lugar o para designar una entidad geográfica. Un topónimo es un nombre propio compuesto de un elemento específico y, la mayoría de las veces, un componente genérico. Por ejemplo, en Mugarra mendia [monte Mugarra], Mugarra es el componente específico, mendia [monte] el genérico.

Topónimos documentados: topónimos que provienen de fuentes de documentación escritas. La grafía original se mantiene. Ejemplo: Olaun txarra erreca aldea.

Topónimos documentados cartográficos: nombres de lugar recogidos por medio del vaciado de fuentes cartográficos (mapas, gráficos, planos, croquis…). He aquí algunos ejemplos: Gaubeca, Urticoerrote, Artebacarra.

Topónimos normalizados: topónimos establecidos tras analizar los topónimos documentados y orales, y aplicar las reglas de normalización. Ejemplos: Billao, Errotatxu, Etxandarri.

Topónimos orales: nombres de lugar comúnmente utilizados por la población local, y recogidos por medio de encuestas de trabajo de campo. Ejemplo: Arrañeta errekea

Topónimos referenciales: nombres de lugar derivados de otro topónimo y que se constituyen haciendo referencia al mismo, por ejemplo: Montes de Vitoria, Puente Bizkaia.